Hola, Caperucita

domingo, 24 de febrero de 2013



-Hola, Caperucita. ¿A dónde vas tú tan sola? – dijo el lobo que vestía de cordero y se acercó más a ella.

-A casa de mi abuelita. Lo siento no debería estar hablando con un desconocido- dijo Caperucita, alejándose de aquel lobo que parecía un cordero.

-Pero, este viejo bosque está lleno de cosas malas. ¿No prefieres que te acompañe y así poder protegerte?
Caperucita pareció dudar.

-Venga. Mira que ojos más bonitos tienes, cualquier lobo se enamoraría de ellos.

Caperucita lo miró, con aquel disfraz no parecía nada aterrador. Quizás le podía ayudar a llevar las cosas donde su abuelita.  

-Está bien, pero debes mantener las distancias.

El lobo comenzó a caminar a su lado.

-¿Sabes?, con esos labios tan hermosos a cualquiera le gustaría besarte- dijo el lobo con cierta malicia, Caperucita no contestó y el lobo prosiguió- ¿A cuánto queda la casa de tu abuelita?

-Está en el corazón del bosque, junto al río.

 -Que lejos. ¿Y cómo es que tu madre te deja ir por el bosque sola?

-Porque confía en mí. Sabe que ante cualquier peligro me puedo defender.

Caperucita lo miró sonriendo y a éste se le rompió un cacho de su corazón de lobo. Su mirada era tan dulce, que incluso los ojos del lobo la imitaron.

Siguieron en silencio una rato más de viaje. Y el lobo buscaba el calor de la mano de ella, pero ella se alejaba siempre muy bruscamente. ¡Qué pena! Si Caperucita hubiera mirado a su acompañante, hubiera visto algo que la hubiera sorprendido.

El corazón del lobo seguía latiendo deprisa cada vez que miraba a la dulce y pequeña Caperucita. Pero sabía que lo que sentía nunca llegaría a funcionar.
Ya llegaban a su destino, Caperucita se paró y su acompañante lo hizo también. Ella le miró y se asombro de lo que vio.

-¿Qué… qué te ha pasado, mi dulce lobo?

-Que me he convertido en cordero, Caperucita. Cada vez que te miraba, un cachito de mi corazón se rompía y era sustituido por un cachito de corazón de cordero. Tengo que decir, que me he convertido en esto solo por ti, porque me he enamorado de ti, de tus ojos y de tus labios, de tus orejas y de tu pelo.

Caperucita miró al lobo con dulzura, lo había hecho por ella. Si se hubiera alejado no se hubiera convertido en lo que era ahora y todo por ella.  

1 canciones:

Caami *,* dijo...

Bonita adaptación de la Caperucita Roja :) y a pesar de que no me gustan mucho los relatos de ficción, este me agradó mucho :)

Besos!

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)