Ya no soy el mismo

miércoles, 13 de marzo de 2013

Miraba el techo, aquellas paredes blancas lo volvían loco. No soportaba estar más allí. Se pasó la mano por su desnuda cabeza, ya no tenía pelo ¡con la melena más bonita que tenía! Aquella que les volvían loco a las chicas. Pero ya no era tan atractivo, al menos eso es lo que él pensaba.

-Hola…- una voz sonó desde la puerta- ¿Cómo estás, Robert?

Qué como estaba… La chica se acercó a la cama. ¡Oh, no! Otra vez esa mirada de pena. Como odiaba esa mirada, lo hacía sentir como si fuera un animal enjaulado que la gente veía y sentían pena… lastima que estuviera en ese sitio.

-¿Cómo crees que estoy, Amanda?- dijo Robert mirando algo serio a la chica.

-Te…te veo mejor. Pronto te podrás bien ¿no?

“Y tú que sabes” hubiera dicho, pero esa mirada seguía ahí y no le dejaba hacer su papel de chico malo porque se sentía indefenso.

-Eso dicen pero yo no les creo… Dicen que pronto me curaré, que saldré de aquí y volveré a mi vida normal…- calló por un momento, luego continuó- Pero ¿cómo puede volver a ser mi vida normal después de esto? Ya no soy el mismo, he tenido que madurar más rápido que todos mis compañeros- miró a Amanda, llevaba un kilo de maquillaje que hacía que pareciera tres años mayor, una mini-falda demasiado mini y una camiseta demasiado provocativa- Mírate, eres, pareces… más mayor de lo que eres. ¿Por qué queréis crecer tan rápido? A mí me apetece jugar a algún juego infantil ahora.

-Robert…- dijo Amanda sin mucha paciencia.

-¿Robert, qué? ¿Qué me quieres decir?- Amanda no habló y lo miró- ¡Y haz el favor de quitar esa estúpida cara que todos ponéis al verme! ¡Estoy harto de que me tratéis como si fuera… como si fuera…!

- Pero… ¿qué quieres? estás enfermo.

-¡No, no lo estoy! Solo tengo un estúpido cáncer. Y ¿qué quiero? Quiero que cuando vengáis aquí me miréis como antes, que me tratéis como antes… ¿Es mucho pedir? Es bastante deprimente estar en este puto hospital para que vengáis y lo único que hagáis sea amargarme más…

-Yo solo…- dijo Amanda con lágrimas en los ojos- Yo solo…

-¡Oh, genial! Ahora ponte a llorar haciéndome quedar a mí como el malo de todo. Como si no tuviera suficiente mierda encima para preocuparme por tus lloros.

Amanda salió corriendo de la habitación 222 con las manos en la cara, se iba llorando. A Robert le dio igual. Volvió a mirar al techo, aquellas paredes lo volvían loco, no soportaba más estar allí. Una voz sonó desde la puerta y Robert miró a la persona que estaba en ella. Otra vez, otra vez esa mirada. 

4 canciones:

Caami *,* dijo...

Wooooo, pero que triste D: pobre hombre, ¿así de habrá sentido mi tío antes de morir? Él tenía cáncer y yo creo que así mismo fue su fin, todo íbamos con cara de compasión a verlo (aunque no fuese nuestra intención). Pobre, me da pena.
Emm, no recordaba el atentado al tren en Madrid. Un amigo de mi familia vivía allá, dijo que fue muy fuerte, triste, terrible.
Besoooossss, me encanta tu blog (:❤ nos leemos.

Anyi dijo...

me encantó!! <3 escribes muy bien!!

un besoo

Lidia dijo...

Woo, me ha impactado un poco tu comentario, no esperaba un comentario asi.
Bueno yo siempre que tengo que ir a un hospital a ver a algun familiar, trato de ir con la mejor de mis sonrisas para que no se sienten asi, porque yo me sentiria asi. Incluso ya no solo alguien con una enfemedad, sino alguien con un brazo de menos o algo por el estilo.
Muchas Gracias por comentar :)
Besooos!!^^

Lidia dijo...

Muchisimas Gracias!! :)
Me encanta que comenteis :D
Besoos!!^^

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)