Hoy soñé con él

martes, 2 de abril de 2013

Hoy soñé con él. Hoy soñé con sus manos, sus labios, sus ojos, con todo él.

Estaba en una fiesta, con mi fabuloso vestido corto de color violeta y él estaba allí, rodeado de chicas que reían con cada comentario suyo. Y yo estaba allí, con un refresco en mi mano, mirando a todo el mundo demasiado tímida para hablar con alguien. Yo le miraba, no paraba de hacerlo era como si mi cabeza fuese un imán y solo pudiera mirar a ese punto. Él, con esa sonrisa de ligón en la cara, gira su cabeza y nuestros ojos chocan.  Por extraño que parezca no aparto la vista, la mantengo firme y en mis labios se forma una amplia sonrisa.

Él vuelve a mirar a las chicas que hay a su alrededor y les dice algo mientras se levanta y camina hacia mí. Mi corazón va a cinco mil por hora,  mientras que la fiesta se para por un instante y solo existe él y yo. Como si el mundo quisiese que ese momento sólo sea de los dos y de nadie más. Por fin llega hasta mí. Me mira y le miro, ese sombrero azul marino le queda realmente bien al igual que esa chaqueta  beige oscuro y esos pantalones que tanto le encantan. Su sonrisa sigue en su cara, se acerca a mi oído y puedo oírle susurrar.

-Ven.

Me coge la mano y pasa por toda aquella multitud,  sin importarle quien lo veía. Su mano acaricia suavemente la mía mientras la agarra con fuerza, por miedo a que me escape, por miedo a perderme.
Llegamos a un rincón muy acogedor, todos están bailando así que prácticamente estamos solos. Me abraza, le abrazo. Me mira y sonríe ¿qué pensará? Él se acerca a mí y en un momento  nuestros labios estaban tan cerca… tan cerca…

Abro los ojos, no podía ser. El despertador sonaba impaciente en la mesita de noche, indicándome que era hora de levantarme. Me retorcí entre mis sábanas. Todo había sido un sueño, pero un sueño tan perfecto. Volver a la realidad no es lo mismo, no quiero volver a la realidad, ¿por qué no puedo seguir soñando? Es un mundo perfecto, hecho de tus deseos, de tus gustos, de todo lo que amas.  Pero no puedes quedarte allí para siempre, debes volver, necesitas volver.  ¿Volver? ¿Para qué volver? Nada será igual que ese sueño tan maravilloso dónde estaba todo mi mundo.

Pero” dijo una vocecilla dentro de mí “Si sueñas y no vives. Te perderás tu sueño, nunca se hará real. Y tú quieres que sea real ¿no?” 

3 canciones:

Ludymila dijo...

pero a veces los sueños son mejores que la vida real. besos

Lidia dijo...

Pues si pero al fin y al cabo no hay que pasarse toda la vida soñando
Besoos!^^

Eva dijo...

Qué bonito! Y encima es verdad ;)

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)