Lo que nos diferencia a nosotros de las otras parejas

domingo, 30 de junio de 2013

-¿No sería bonito que ambos acabaran juntos?- dijo la madre mientras miraba a su pequeña jugar con un niño.

-¿Ya piensas en eso? Pero si tienen solo dos años- dijo la otra madre mientras apuraba su taza de café-
Mira qué hora es, será mejor que nos vayamos o mi marido empezará a preguntarse dónde estoy.

-Está bien, yo me iré enseguida.

La madre se acercó a su hijo y se lo llevó a rastras hacia el coche que estaba aparcado dos plazas más abajo. La otra mujer se había quedado sentada mirando a su dulce hija que corría hacia ella.

-¿Por qué se ha marchado?

-Tenían cosas que hacer, Lucía. Pero mañana podrás volver a jugar con Pablo ¿vale?

-¡Bien!

….
-Sea lo que sea que me tengas que decir dilo ya, no quiero hacer esperar a tus amiguitos.- dijo Lucía con los brazos cruzados sobre su pecho. Ya había crecido y ella y su amigo tenían la edad de 12 años. Pablo se sonrojó ante las palabras de ella, no quería decirlo.

-¡Eres una tonta!- le hizo una burla y le tiró del pelo.

Sus amigos se rieron mientras Lucía salió disparada del patio del recreo.

-¿Te acuerdas aquel día que me tiraste del pelo y te fuiste corriendo? – Pablo asintió, estaban en su antigua casa-árbol. Ahora ambos gozaban de la edad de 16 años y sus hormonas estaban disparadas- Luego, a solas, viniste a pedirme perdón y yo te perdoné.

-Sí, me acuerdo. Era un idiota por aquella época y la verdad que estaba dividido.

-¿Eras? Y lo eres ahora también.- Lucía rió apartándose el pelo que le molestaba en los hombros- ¿Y cómo que estabas dividido?

-Pues… tenía amigos nuevos y luego estabas tú… mi amiga de siempre… ya sabes…- Pablo volvió a ponerse rojo, siempre lo hacía cuando alguna conversación le incomodaba- Debo decirte algo y creo que ya va siendo hora de hacerlo.

Pablo calló. Lucía esperó a que hablara. Y no lo hizo hasta que la rojez de sus mejillas bajó completamente.

-Me gustas…Desde… bueno ya ni lo recuerdo.

Los ojos de  Lucía brillaron por un instante y en aquel momento él se dio cuenta de que sus sentimientos eran correspondidos. Se acercó torpemente a ella y la besó.

-¡Eres odioso!

-¿Qué he hecho esta vez?

-¡Que no has hecho mejor dicho!, ¿¡y esa chica!?

-¿Nadia? ¿Qué pasa con ella? Solo es mi amiga.

-¡Ah, claro! Tu “amiga”- Lucía hizo el gesto de las comillas- He visto como te mira y esa, créeme, no quiere ser tu amiga.

-¿Desconfías de mí?

-¡No! Es de ella de la que no me fío. Además he visto como intentó besarte.

-¡Pero la paré! ¿No basta con eso?

-No, o es ella o soy yo… Tú eliges.

Y se marchó sin darle oportunidad de responder. A Pablo aquella pelea le pareció la más estúpida que habían tenido hasta ahora, pero se echó en el sofá y trató de no pensar en nada más, pronto todo se arreglaría.
-¡Oh, una estrella fugaz! Vamos, pide un deseo.

-No quiero nada, tengo todo lo que necesito.

Ella le miró sonriente. Ambos estaban sentados sobre la toalla en aquel bosque donde las estrellas se veían en todo su esplendor.

-Pablo- él la miró y sonrió- ¿Te gustaría venir a vivir conmigo? Hace poco encontré una hermosa casa donde podíamos vivir los dos si no es mucho pedir.

-Despierta dormilón. ¿Sabes qué día es hoy? – Lucía se había subido a la cama y miraba a su novio con aquella cara que ponía cuando algo emocionante y aterrador iba a pasar.

-No sé... no es mi cumpleaños, tampoco es mi santo y tampoco es nuestro aniversario.

Lucía cogió la almohada y le pegó con ésta en medio de la cara mientras gritaba un: ¡tonto! Él se deshizo de la almohada, cogió a Lucía de la cintura y la pegó contra él. Se acercó a su oído y le susurró.

-¿Cómo quieres que no sepa que hoy es el día de nuestra boda?

-Esta espera me está matando- dijo mientras movía nerviosamente su pierna izquierda- ¿Por qué no puedo entrar? ¡Soy el futuro padre!

-Tranquilo, iré a preguntar cómo está su mujer.

 Tras media hora de desesperación la misma mujer apareció de nuevo a su lado.

-Ya puede pasar. ¡Enhorabuena!

Pablo corrió hacia la sala y abrazó a Lucía que estaba medio dormida en la cama pero en sus brazos sostenía a dos pequeños bultos.

-Son… las cosas más bonitas que jamás he visto…

-Sí, me ha costado pero ya están aquí.

Pablo sonrió a su mujer y la besó en la frente, se merecía un descanso por todo aquello.

-Recordad, nada de hacer el loco, y ni se os ocurra ir a una de esas fiestas de la universidad- Lucía abrazó primero a su hija y luego se acercó a su hijo.

-Por favor. Portaos bien y llamadnos siempre que podáis, queremos saber todo.- dijo Pablo mientras terminaba de meter la última caja en el coche.

Cada uno, después de prometer que se portarían bien, se metieron en sus respectivos coches y se alejaron de allí. Pablo aun sostenía por el hombro a Lucía. Ella se dio la vuelta y miró a la casa.

-Otra vez solos.

El aire de la última semana de verano rozaba sus piernas mientras ellos estaban sentados en el porche de su casa contemplando el mar. Una manta reposaba en sus hombros y las manos temblorosas de él sostenían las de ellas.
Ya habían llegado a una cierta edad y ya no les quedaba nada más que el uno al otro.

-Hoy, he estado hablando con mi amiga y me ha preguntado que qué es lo que nos diferencia a nosotros de las otras parejas… La verdad es que no he sabido que responder.

-Pues es muy fácil. Hemos tenido una larga historia, no todos pueden decir eso. Pero, nunca hemos dicho que nuestro amor sería para siempre, y muchas parejas que lo hacen rompen a los pocos meses. Nosotros vivíamos día a día y no pensábamos si en el futuro seguiríamos juntos o no. Solo disfrutábamos el uno del otro como si no hubiese un mañana, y lo seguimos haciendo. Eso es lo que nos diferencia de las otras parejas.

Ella sonrió satisfecha con la respuesta y ambos permanecieron en silencio contemplando la puesta, cogidos de las manos dispuestos a no dejarla nunca escapar.

7 canciones:

Alexia Wayland dijo...

Oooooooooh Que ternura de relato ^^
Es tan... maravilloso que ojalá viviera yo una historia como ésta....
No me había enterado del concurso, pero creo que voy a ir ideando algo para enviártelo :))
Un besooo

Anónimo dijo...

mmmmmmmm nose

Anónimo dijo...

Hola, podrian decirme que película es o que libro? quisiera regalarselo a mi novia o poder ver esa película. Muchas gracias

Lidia dijo...

¿Te refieres a las imágenes que salen en la entrada? ¿O el libro que ganaban los concursantes? Si es la primera entonces la película es Up de Disney Pixar, si es la segunda el libro era "el castillo ambulante" :)

Anónimo dijo...

Ah Ok, pero esta reseňa es inventada por ti o es de un libro?

Lidia dijo...

No es una reseña, es un relato que he hecho yo misma

Anónimo dijo...

Lástima, pense que era un libro. De todos modos te felicito por lo escrito, muy bueno & muy bonito :D

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)