Otra imprudencia

jueves, 15 de agosto de 2013

Las manos estaban enfriándose lentamente llegando a un extremo que ya dolía. El paseo del parque se mostraba oscuro y con apenas iluminación suficiente parar ver más allá de tus dedos.

Él andaba seguro por aquel pequeño bosque en medio de una ciudad. Seguro que ya habían cerrado las verjas y, como siempre, él se había quedado dentro. Siguió andando, sabía perfectamente a donde iba, se conocía el camino de memoria.

Un hilo de humo volando por el cielo le hizo sacar una sonrisa, por lo menos estaría calentito. Por fin llegó y en un medio de un pequeño rincón donde los arboles formaban un extraño círculo se encontraban varias personas sentadas alrededor de una hoguera.

-Por fin llegaste. Creí que no vendrías- dijo un chico mientras se acercaba a él para estrecharle la mano.

-¿Y perderme la reunión de hoy?  Seguro que pasará algo extraño, lo presiento.

El joven se acercó más a la hoguera y puso sus manos que parecían cubitos de hielo de lo blanca que estaban. Cerró los ojos y dejó que el calor invadiera todo su cuerpo.

-¿La has traído?- dijo una joven que se había puesto al lado de un muchacho alto y con pintas de macarra.

-Sí, además es artesanal, de mi propia cosecha. Creo que tengo un don para esto.

El joven que hablaba sacó una tabla de cartón duro de una bolsa y  se las entregó a los otros. Nuestro chico del principio, llamémoslo Fran, se alejó de la hoguera y se acercó, curioso, para ver lo que había.
Era una tabla perfecta, con dibujos extraños en el que sobresaltaba letras de color negro. A, B, C, D, E…. y un hueco. Debajo de estas,  números 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y abajo del todo en una esquina ponía “Sí” y en la otra “No”

Todos se frotaron las manos y se pusieron en un lugar donde la luz de la hoguera podía permitir ver en aquella oscuridad. Se sentaron en círculo y en medio reposaba la tabla, Eran cinco personas así que todos podían tocar la tabla sin mucho esfuerzo.

Fran sacó de su bolsillo una especie de triangulo de metal con un agujero bien grande en el centro.

-¿Listos?- preguntó uno, todos asintieron y pusieron un único dedo en el triángulo que reposaba sobre la tabla- ¡Oh! Espíritu del parque, si estás ahí háznoslo saber.

Pasaron unos segundos sin que ocurriese nada…El joven volvió a hablar.

-Si estás ahí, queremos que te muestres.

En aquel momento el triángulo se fue moviendo lentamente, todos quitaron las manos asustados, aunque el triangulo seguía moviendo, se fue dirigiendo hasta las diferentes letras y todos pudieron comprender que había dicho “Muerte”

Se miraron asustados, ninguno quería hablar pero debían averiguar cosas así que Fran habló.

-¿Moriste aquí verdad?- el triangulo se movió, siempre con la misma lentitud hasta el Sí- ¿Te asesinaron?

La respuesta volvió a ser afirmativa.  Ahora quien se atrevió a hablar fue una chica.

-¿Qué podemos hacer para que dejes de atormentar a la gente?

Los chicos se centraron en el triangulo. Ene allí fue donde se paró, y luego siguió su recorrido. A… De…A.
-¿Nada? Seguro que puede haber algo, algo que haga que puedas seguir hacia delante.
Eme… U…E…Erre… Te…E…

-¿Muerte?- el triangulo se fue hasta el Sí.

Los chicos estaban más asustados todavía, debían hacer algo. Se miraron entre ellos y volvieron a hablar.
-¿Por qué quieres matar?

-Fui asesinada- una voz resonó en medio del bosque y todos se asustaron. Era una voz femenina que mostraba mucho dolor y desgarro- Es justo que muera más gente.

En aquel momento la tabla se elevó del suelo y se dirigió rápidamente a la hoguera, esta se alimento de aquel jugoso material y se avivó un poco más.

Entonces todos lo vieron, una joven de fuego, se podía distinguir su cara, su pelo, su vestido largo…  Se acercaron un poco más y… la joven gritó, la voz se esparció por el bosque y las llamas comenzaron a crecer y crecer, llegaron a ser tan altas como los arboles. Las llamas sentían la necesidad de comer y eso hicieron, empezaron por las copas de los árboles y comenzaron a bajar hasta llegar al suelo.

Los chicos se vieron rodeados de llamas, no había ninguna posible salida y ya notaban como el humo entraba en sus cuerpos y lo llenaban todo.

-Otra imprudencia…- dijo el policía al ver toda esa zona calcinada- ¿Por qué se empeñaran en hacer fiestas en el bosque?

-Con esta ya son tres zonas del parque que se queman… Es extraño ¿no cree?

-No… solo es otra locura por culpa de estos jóvenes. Solo espero que no vuelva a repetirse.

Pero cada año se repite la misma historia, un grupo de jóvenes que se quedan en aquel parque de noche, enciende  una hoguera y ésta arde sin ninguna razón aparente, quemando hasta la copa de los árboles.
Siempre culpan de imprudencia pero lo que ellos quieren es solo que los incendios paren y solo lo conseguirán si echan a ella… La chica que murió en el bosque asesinada. ¿Cuándo acabará su necesidad de verter sangre inocente sobre el parque? ¿Cuándo encontrará a su asesino y se lo llevará al infierno?

4 canciones:

Caami *,* dijo...

Wooooo, me llegó a dar escalofríos, Lidia ><. Es por eso que no me gustan las historias de terror jajajaja. Pero me gustó muchísimo. Tienes gran talento para estas historias.
Un beso!

Nenna Unocuatro dijo...

¿Lo escribiste tú? Si es así, madre mía, muchísimas felicidades de verdad que a mi también me han dado escalofríos jajaja muy buena historia, aunque no soy de historias de terror he de reconocer que está muy bien hecha y que me ha impresionado tanto que me he quedado leyendo hasta el final *.*
¡Un graan saludo!

Lidia dijo...

A mi tampoco me gustan :S Pero en cierta manera me gusta escribirlas ¿contradictorio? Si ¿que estoy loca? También. Bueno, lo del talento... se hace lo que se puede jajaja
Besoos!!^^

Lidia dijo...

Sí, lo he escrito yo. Siempre que no escriba algo lo diré ya que me parece lo correcto jajaja
Me alegra de que te quedases leyendo hasta el final. La verdad que a mi tampoco me gustan mucho las historias de terror (ya ves, después no duermo jajajaj) Pero no sé la escribo y punto, para tener un repertorio de relatos variados jajajaja
Besoos!!^^

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)