Un segundo camino (La carrera, "2ª parte")

miércoles, 5 de marzo de 2014

 ("2ª parte" del relato: La carrera)
Bromeamos minutos antes de que dé comienzo esa absurda carrera. “Ella” dicen refiriéndose a mí “Ella va a llegar la primera” Simplemente muestro una tímida sonrisa, sé que eso no es como lo cuentan, sé que no aguantaré ni medio metro pero aun así comienzo a creer que es verdad. De tantas veces que me lo han dicho, ya me había visto como la ganadora de la competición, aunque estaba claro que iba a ser la más débil de todos.

Un sonido llena mis oídos y me quedo paralizada durante unos segundos mientras los demás ya se han puesto en marcha. “Vamos” dice una de las tres chicas que se han quedado junto a mi “Te acompañaremos durante la carrera, no me interesa ganar de todas formas” Le sonrío y le doy las gracias con mi mirada, está bien eso de tener compañía cuando no estás centrada en ganar.

Todo va bien, mi paso es lento y los suyos también, pero no nos importa que nos hayan adelantado, simplemente vamos riendo y comentando todo lo que vemos. De pronto, una de ellas comienza a ir a paso más ligero, no logro entender por qué lo hace simplemente corre más rápido que antes y trato de seguir su ritmo pero me es imposible, ya me ha adelantado lo suficiente como para que mis piernas corran tanto en tan poco tiempo.

Os veré en la meta” dice con una sonrisa mientras se despide con la mano. Ya solo quedan dos de las personas que me acompañaban. Creí que no se irían, os juro por lo que más queráis que creí que nunca se separarían de mí, que no se atreverían a dejarme sola ante aquel desconocido paisaje pero lo hicieron.
La que dijo que no le interesaba ganar empieza a alejarse y me dolió demasiado verla desaparecer en el horizonte, tanto que mis pulmones ya comienzan a notar el miserable oxígeno que yo les entrego. La única que queda a mi lado, me mira con una sonrisa y, sin decir nada, corre en busca de las otras dos que nos habían dejado.

Grito, trato de correr para alcanzarlas, las llamo una y otra vez pero no volvieron, ninguna lo hizo de hecho. Me paro, algo me oprime el pecho, el mundo da vueltas a mi alrededor y unas peligrosas lágrimas albergadas en mis ojos amenazan con mostrarse al exterior si me atrevo a pensar en las que me habían dejado.

Respiro con dificultad y me trago mi llanto. Me dispongo pues a seguir con el camino marcado para llegar a mi destino, que se supone que es una línea blanca pintada en el suelo con un par de personas animando a los recién llegados. No doy ni un paso cuando algo me detiene, es el paisaje que tengo alrededor, más en concreto un segundo camino.

Lo que observo es un sendero algo oscuro ya que el sol no entra en él por culpa de los altos árboles que se entrelazan los unos con los otros. En el suelo hay piedras, algunas afiladas y otras lisas pero también puedo contemplar flores de todo tipo y la mayoría son hermosas. Los sonidos son extraños al igual que agradables y los troncos de los árboles parecen caras que observan inmóviles cada uno de tus movimientos. Demasiado tentador como para quedarme aquí; no quiero seguir con el camino que alguien ha marcado, no quiero llegar a la meta que me espera, no quiero ver el mismo paisaje que todos los demás. Soy demasiado caprichosa además de egoísta ya que no me apetece en absoluto ver la cara de superioridad que tendrán todos al verme llegar a la meta desde lejos.

Decidido, tomaré ese segundo camino. Seguro que está lleno de sorpresas y peligros pero será más satisfactorio que el camino que han tomado todos.

Lo sabía desde mucho antes de empezar la carrera, sabía que tenía que hacer esto sola, sin nadie que me acompañase en las dificultades del sendero, sabía que tenía que sobresalir entre los demás por algo y no era por ir en cabeza en aquella carrera sino por tomar un camino diferente al resto.

Porque así soy yo.

Extraño a las personas que me han dejado atrás y sé, y logro comprender, que no lo han hecho a propósito que tenían sus motivos más que convincentes, que tenían otros objetivos más importante que girar su cabeza hacia atrás y preocuparse por esa chica que no corría lo suficientemente rápido. Las aprecio pero no creo que logren entender nunca lo que siento ni tampoco creo que nunca logren entender por qué mi cabeza loca eligió ese segundo camino, ni yo misma lo sé pero ahora que estoy enfrascado en él ya no puedo salir.

No veo el principio ni tampoco el final solo un tramo de oscuridad, estoy sola y nadie me va a ayudar pero así es la carrera y así es como yo he decidido hacerla.  

3 canciones:

Miss Awkward dijo...

Tienes una nominación en mi blog :)
http://callthishometonight.blogspot.com.es/2014/03/iniciativa-conociendo-bloggers.html
Un beso

Ana Isabel dijo...

Holaa!! ^^
Cuando puedas, pásate por mi blog. Te he nominado a un Book Tag! :D

Un beso! ;)
http://myworldlai.blogspot.com.es

Amistad Secreto dijo...

Vaya, qué bonito. Es decir, aunque todos la hayan dejado sola, ella ha sido la más original, ha elegido su camino y no el que todos han elegido. Me ha gustado mucho la segunda parte, me gustó la primera y ahora ésta me gusta aún más.
Besitos :)

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)