Le pedí demasiadas cosas al nuevo año.

jueves, 17 de abril de 2014

Le pedí esperanza y  paciencia.
Le pedí algo por lo que reír y no por lo que llorar.
Le pedí que el tiempo curase todas las heridas y que no volviese a preocuparme los mismos problemas de siempre.
Le pedí algo nuevo y algo viejo.
Le pedí sonrisas verdaderas, sonrisas por las cosas buenas que les pasan a los demás.
Le pedí que todos a los que quiero se encontrasen bien sin olvidarme de nadie aunque ya ni los vea.
Le pedí que él fuese feliz por una vez, que se lo merece.
Le pedí dejar de ser como soy, dejar de lado a esa parte de mi que siempre dice no, a la que siempre me retiene.
Desde luego, no le pedí esto. Es extraño no lo esperaba, sin embargo ahí está sacandome una sonrisa día tras día y aun no sé por qué.
Le pedí canciones nuevas, canciones que me llenasen el alma.
Le pedí que el año no terminase pero ya sabía de antemano que aquello no lo conseguiría.
Le pedí bailar bajo la lluvia y sentirme más viva que nunca.
Le pedí y le volví a pedir como los peces de ese villancico que no paran de beber. Como un niño pequeño le pide a su madre un poco de atención pero que esta, al no entender el idioma del bebe, nunca está segura de lo que desea.
Le pedí y sin embargo no me pedí a mi misma aquellas cosas, no juré que iba a cambiar, que iba a sonreír aunque solo estuviese llena de tristeza. No me juré que echaría a la parte que siempre me retiene y a la que odio.
No juré nada de nada, solo pedí.

1 canciones:

Amistad Secreto dijo...

Sí, por mucho que se pida, si no cambias para sentirte mejor contigo misma de nada vale. Es un relato muy bonito, me gusta mucho :)
Besitos :)

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)