A la chica que bostezó en el pasillo

martes, 1 de diciembre de 2015

Sé que no te conozco. Probablemente ni siquiera tengamos muchos gustos en común pero déjame decirte que tienes el bostezo más bonito que jamás haya visto. Y te lo dice todo un experto. He visto bostezar a mi familia, a mis amigos, a desconocidos y ¡hasta a mi perro! Y ninguno de ellos es comparable al tuyo.

Sí, lo sé, suena ridículo: me he fijado en una chica solo por su manera de bostezar. Pero es que no podía evitarlo. Imagínate que te gusta una persona pero odias cómo bosteza. No se podría vivir así… Tu bostezo solo me hace afirmar que eres hermosa hasta en la cama, cuando estás medio dormida - medio despierta. Tu bostezo ha llamado a mi bostezo y eso solo puede significar que eres contagiosa, mucho. Enganchas a la gente con tu belleza.

Bueno, muchos podrían afirmar que en realidad no eres tan guapa. De hecho, los compañeros que estaban sentado a mi lado me han criticado por fijarme en ti. Por eso se han reído a grandes carcajadas y han provocado que te percatases de nosotros. ¡Qué poco saben ellos! Dijeron que necesitabas más maquillaje, más escote y más arreglo en el pelo. Pero, ¿sabes qué? Están equivocados, todos lo están. Eres guapa hasta cuando tú no te lo crees.  Porque piensas que eres fea, ¿verdad? No, no, no y mil veces no. Eres guapa con tu sudadera, con tu vaquero desgastado, con tu melena casi sin peinar y con tus deportivas blancas. Eres guapa hasta cuando arrugas la nariz de esa forma cuando algo te disgusta.

Sabías que estábamos hablando de ti. Pude intuirlo. No temas, te he defendido a muerte. Quizá no te conozca pero todas las personas necesitan ser defendidas de los prejuicios que tienen los que vemos. La vista es un sentido que lo estropea todo. Juzgan a las personas por cómo se ven y no por cómo son. Tranquila, yo nunca haría eso. Nunca te juzgaría por tu manera de vestir, simplemente porque me encanta. Me encantas sin maquillar Me encantas tal y como eres. No cambies nunca.

Tras darle varias vueltas al asunto, decidí escribirte. No te me ibas de la cabeza. Tú y tu bostezo. ¿Por qué me has hecho esto? ¿Por qué yo? Supe inmediatamente que tenías que saber lo que pasaba por mi mente y que no iba a rebajarme como para buscarte por las estúpidas redes sociales. Simplemente, busqué a esa conocida que se sentó a tu lado y le hablé de ti. Le pedí tu nombre y un gran favor: “entrégale esto de mi parte” le dije “entrégale esto de mi parte y me harás el hombre más feliz del mundo” Y lo hizo. Aceptó aunque esa mueca de disgusto no me gustó ni un pelo.

Y ahora estamos aquí los dos; tú leyendo mi carta y yo observándote mientras que en tu rostro se asoma esa media sonrisa que adoro. (Bueno, quizás estés arrugando tu nariz… Lo siento no preveo el futuro)

Porque me enganché a tu bostezo pero fue mucho más. Me enganché a verte todas las mañanas en el mismo banco, a verte cómo sacabas el móvil y resoplabas al ver que aún no era la hora de entrar a clase. ¡Me enganché hasta de tu nombre!

Quizás puedas parar todo esto que siento con tan solo tirar la carta o quizás puedas hacerme el hombre más feliz del mundo con solo hacer un simple gesto. Porque si lo haces, significará que puede haber un futuro para nosotros. Así que bosteza, bosteza, por favor. 

0 canciones:

Publicar un comentario

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)