Book tag del hechicero

by - 9:36:00


Parte II

Esto es un book tag que nos hemos inventado un grupo de escritoras muy majas. La primera parte la tenéis en el blog de Kate Lynnon y la tercera en Libros Elfo (pasaos a verlos o un maleficio caerá sobre vosotros) 

Como somos cuatro las que contestamos a este book tag, la dinámica irá de la siguiente manera: todas respondemos a todas las preguntas. Y para diferenciarnos lo haremos con los colores de las cuatro casas de Hogwarts: El color azul será para Kate. El color rojo para Laura de Libros  Elfo. El color verde para Tamara de Libros Elfo. Y el color amarillo para mí (Hufflepuff rules). Sin más dilación, continuemos con el book tag. 

12. CRUCIATUS. Un libro que fue una tortura leer. 


La marquesa de Gange del Marqués de Sade. No porque el libro fuera malo, sino por cómo le hacen la vida imposible a la protagonista. 

Las huellas del misterio - Carlos Puerto.  Libro de lectura obligatoria en el que el profesor era amigo del autor. No había alumno al que le hubiera gustado el libro. ¿Cómo es posible que en el inicio de cada capítulo te pongas a decir la cantidad de material de grabación para un documental llevan los periodistas? Estoy hablando de 3 páginas en cada capítulo hablando de ello... No me preguntéis por el resto del libro, porque de verdad que lo que me marcó fue eso. Pocas lecturas peores que esta he tenido a lo largo de mi vida, a mi parecer.

Técnicamente, el problema es que nunca lo terminé de leer y no soy la única que se ha enfrentado a este libro y lo ha dejado sin lograr engancharse y siendo muy cuesta arriba desde el principio. Hablo de: “Niyura: La corona de los elfos” de Jenny-Mai Nuyen.

… El señor de los anillos - J.R.R. Tolkien. Lo siento, quien me conoce ya lo sabe, pero este libro es infumable para mí. Este libro, bajo mi punto de vista, no está bien narrado. Tolkien crea mundos y lo hace estupendamente bien pero no significa que su pluma sea buena. (no me lo acabé)


13. PETRIFICUS TOTALUS: el libro que te dejó más en shock. 


Un mundo feliz (Aldous Huxley) tuvo varios momentos que me dejaron planchadísima y me perturbaron, como lo de los niños jugando a juegos sexuales y las escenas de condicionamiento. 

Inferno - Dan Brown: Me parece increíble que sigamos cerrando los ojos a un problema real. Por primera vez, estoy más del lado del antagonista que del protagonista. Es algo radical, yo cambiaría las formas, pero lo que explica una y otra vez es un hecho real e innegable que tenemos que afrontar.

“Ensayo sobre la ceguera” de José Saramago. Las escenas que es capaz de plasmar en ese libro y como el ser humano se enfrenta a ellas, el retrato tan evidente y aprensivo que hace de la sociedad fue algo que no olvidaré fácilmente.

Memorias de Idhun III: Panteón - Laura Gallego. Cuando mi yo infantil leyó este final me dejó un poco en shock y no sé si para bien o para mal.  

14. EXPECTO PATRONUM: un libro que te hace feliz. 


La sociedad de los dragones de té de Katie O’Neill. Cada página me hace morir de amor entre lo adorables que son los dragones, el buen rollito que se respira y la belleza de las ilustraciones.

Cualquiera de Marian Keyes: Esta mujer, trate el tema que trate, te enseñe lo que te enseñe (porque siempre lo hace), lo consigue con mucha comedia de por medio. 

“D.I.O.S” de David Generoso Gil. No es que tenga una historia particularmente feliz, es la forma en la que está escrito. Los relatos son muy sentidos, para bien y para mal, directos y además con un punto de humor que quizá es porque lo recuerdo así. Supongo que tiene que ver mi estado de ánimo cuando lo leí pero recuerdo con un sentimiento muy grato esa lectura.



Una serie de catastróficas desdichas - Lemony Snicket. Me leí la primera parte de este libro cuando era peque y además me lo leí dos veces. Cada vez que pienso en esta historia, me hace feliz aunque los niños tengan situaciones desagradables. Aprovecho para recomendar la serie de Netflix porque es maravillosa (¿la tercera temporada pa’ cuando?)

15. NOX: el libro más siniestro que has leído. 


Ya no recuerdo de qué trataba, pero por no nombrar los de siempre, hoy traigo uno de los mayores traumas de mi infancia y de la de muchos otros que crecieron con los libros de El barco de vapor: Los hijos del vidriero de Maria Gripe.

La sonrisa de la muerte (Pesadillas) -  R.L. Stine. Soy muy miedosa, así que no leo libros de terror. Este lo leí siendo jovencita porque me lo trajo mi madre un día a casa y aunque no fuera una lectura horrible, es lo más siniestro que puedo recordar entre mis lecturas.

Es un relato que recuerdo con cierto agobio, sobre todo, aunque admito que quizá fue porque fue uno de mis primeros contactos con la literatura de terror. Fue “El entierro prematuro” de Edgar Allan Poe. Como retrataba su miedo a ser enterrado vivo me producía auténticos escalofríos.

El monje - Matthew Lewis. A ver, no es siniestro en sí pero es que no leo mucho de este género. Aun así es un libro con un mensaje un tanto oscuro. No sé si me explico. 

16. ENNERVATE: un libro que te mantuvo en vela. 


Si por en vela entendemos estarlo leyendo hasta tarde, es irónico porque es un libro que no me gustó nada y que no voy a nombrar aquí. Si hablamos de no poder dormir por el susto, creo que no me queda más remedio que volver a mencionar Cartas de invierno (Agustín Fernández Paz), una de las historias que más miedo me hicieron pasar.  

Sinsajo (Los juegos del hambre) -  Suzanne Collins. Estaba sufriendo un parón lector de meses y meses. Una noche dije, "voy a ponerme 30 minutos a leer", y este fue el libro que escogí, coloqué en la cuenta atrás del móvil los 30 minutos a correr y así me forzaba a no tener una excusa para mirarlo. Cuando el móvil empezó a pitar, la puse de nuevo, porque quería seguir. Después de repetir esto 2 veces alargué la cuenta atrás a 1 hora y tras otro par de veces dejé de poner alarmas. Me leí el libro del tirón, se hizo de madrugada, pero que gusto salir de esta forma de un bloqueo lector.

“La venganza del piromante” de Carolina Casado. Además este libro fue muy reciente. Lo leía de camino a X sitio por la calle, en el gimnasio, me iba a leerlo al parque, en casa… Entiendo que el pobre me durase muy poco en las manos. Me recuerdo perfectamente a las 02:00 leyendo el libro en la cama, con los ojos abiertos como platos.

Recuerda que me quieres - Wendy Davies. No me quedaba en vela leyendo (no suelo hacerlo) pero sí que no podía dejar de darle vueltas a qué pasaría y no paraba de preguntarme por qué demonios no estaba leyendo el libro. 

17. APARECIUM: el libro con mejor moraleja. 

No soy muy dada a las moralejas, pero ya comenté hace unos meses que me había gustado mucho Maldito Karma (David Safier), no solo por las risas, sino también porque creo que contiene un buen mensaje: es importante apreciar lo que tenemos y a la gente que nos rodea.

Ready player one - Ernest Cline: Hay muchos libros con grandes moralejas, pero he elegido este porque marca una gran moraleja para hoy en día, ya que ésta tiene que ver con el tiempo que pasamos delante de las pantallas, conectados a Internet. A la altura de esta crítica estará El círculo, aunque los libros no tengan nada que ver entre sí, la moraleja es muy parecida.

“Edipo Rey” de Sófocles. Hay una frase de uno de los libros que puse más abajo que responde muy bien a esto basándose en lo que nos muestra “Edipo Rey”: "Y llegó a la conclusión de que la cuestión fundamental no es: ¿sabían o no sabían?, sino: ¿es inocente el hombre cuando no sabe?, ¿un idiota que ocupa el trono está libre de toda culpa sólo por ser idiota?"

La princesa rana - E.D. Baker. Este libro hace mucho que me lo leí pero recuerdo que me gustó bastante y que te enseñaba a quererte tal y como eras. 

18. DESMAIUS: un libro con el que te quedaste dormida. 


Tengo una confesión que hacer: leer me ayuda a dormir, así que me ha pasado hasta con mis libros favoritos. Pero uno que tendía a darme tanto sueño que al final no me enteré de la mitad fue El corsario negro de Emilio Salgari. Lo compré todo ilusionada por leer algo de piratas, pero se me hicieron bastante aburridos. 

El futuro que hicimos - Óscar Eslava Álvarez: No nos equivoquemos, es un gran libro, recomendado al 100%, pero hay que tener en cuenta que creo que no hay ningún capítulo de menos de 20 páginas y eso si te pones a leer tras un día agotador te hace caer aunque no quieras. 

Voy a ganarme muchos detractores con esta respuesta pero voy a admitirlo: “El Señor de los Anillos” de Tolkien, pero no os alarméis, no por la historia. Pensad en una chica en la cama, cómodamente tumbada, leyendo las partes más descriptivas. Os cuento el resultado: La Bella no tan tan bella Durmiente.

Crónicas de una muerte anunciada - Gabriel García Márquez. A mí eso de que me obliguen a leerme un libro que ni tenía pensado leerme como que no me va. Ni siquiera pude acabármelo y sobreviví a segundo de bachillerato a base de resúmenes de capítulos… Eje.

19. REDUCTO: un libro que se te hizo muy corto.


Don Juan Tenorio (¿hace falta que diga el autor?). Me pasa con todos los de teatro, y creo que este fue uno de los primeros que leí. También suelo merendarme bastante rápido los de poesía y cómic. 

Un paseo para recordar - Nicholas Sparks. El libro tiene pocas páginas y si a eso añadimos que tiene una película basada en él, pero que se complementa con el libro, añadiendo más detalles a la historia, pues al haber sido la lectura posterior a la visualización, sentía que necesitaba más, quería que me contaran también todo lo que se agregó en la película.

“La casa de las puertas cerradas” de Helena Vicente y Vicent L. Ochoa. Considero que esa novela autoconclusiva hubiese dado para más y que faltaron ciertas explicaciones que quedaron en el aire. Me habría gustado leer más de ese libro.

El bosque de los corazones dormidos - Esther Sanz. Me lo leí en una tarde (No sé si fue algo así como de 14 a 19). Literal. Me enganché a ese libro y a sus continuaciones…
20. ARESTO MOMENTUM: un libro que hizo que se te parase el tiempo. 


El verano que me dio por El código Da Vinci (Dan Brown), los capítulos entraban como galletitas saladas. Así que fácilmente empezaba después de comer y se me hacía la hora de cenar. 

Harry Potter y el cáliz de fuego - J.K. Rowling. A las 14h dije que iba a poner la mesa para comer conforme terminara el capítulo. Cuando me acordé pensé "madre mía, qué bronca me va a caer por tardar 10 minutos". Al bajar había alguna cosa puesta ya en la mesa, pero cuando fui a poner el resto mi madre me dio que qué estaba haciendo, que ellos ya habían comido. Eran las 17:30.


“Harry Potter y el prisionero de Azkaban” de J.K. Rowling. Fue el primero que leí de la saga (lo sé, un insulto, pero soy de las tardías, me vi las primeras dos películas antes y seguí los libros por ahí. Ya lo remedié, no os preocupéis). Comencé con él una tarde y no fui consciente del tiempo hasta que tuve una madre asustada por la noche por que su hija no daba señales de vida. Ahí lo estaba terminando. Una interrupción en muy mal momento.

Drácula. Bram Stoker. Es que ni me enteraba de que se pasaba el tiempo. Aunque estuviera en la cafetería de la uni o en el metro…

21. OBLIVIATE: un libro que desearías no haber leído.  


Vivir es la polla, de no-me-acuerdo-qué-youtuber. Solo lo leí por afán de terminarme todos los libros que tenía en casa (y este ni siquiera era mío) y, aunque me duró una noche, todavía me pregunto por qué me hice eso a mí misma. Lo siento, odio la autoayuda, y más cuando te la intentan vender como si fuera poesía. 

Harry Potter y el legado maldito - J. K. Rowling, Jack Thorne y John Tiffany:  He leído fan fics mejores, de hecho leí fan fics décadas antes de que esto saliera a la luz donde contaban prácticamente la misma historia, y sí, eran de los peores fan fics que había y hay en la red. Fingiremos que no existe.

“El imperio del sueño” de Laura Tárraga. Soy consciente de que ponen este libro por las nubes y aun no entiendo porque, lo siento mucho. Desde el primer momento sabes quién es el “malo”, como van a reaccionar los personajes e incluso como acabará el libro. El mundo que crea para la historia está poco explotado y considero que aborda vagamente todos y cada uno de los problemas que puede tocar al ser humano como si necesitase plasmarlos todos en un mítico: “Quien mucho abarca, poco aprieta.” Podría haber invertido mi tiempo en otro libro y tengo la sensación de que no me habría perdido nada.

Johnny Be Good - Paige Toon. La verdad que es tan simple y tan… puf que no sé cómo me lo pude haber leído. Quería algo light y creí que era una buena opción pero estaba bastante equivocada… En teoría es una saga y no pienso continuarla. 

22. MORSMORDRE: un libro que te dejó marcada. 


Sin contar a los que considero mis favoritérrimos, La ciudad sin tiempo de Enrique Moriel tiene muchos momentos que me impactaron: cierto discurso del protagonista sobre el bien y el mal, la historia de la niña que quería morir, las prostitutas…

Chico malo busca chica - Olivia Goldsmith: El libro es un chic-lit sin más, pero un chico me lo pidió y tras leerlo intentó hacer lo mismo que el co-protagonista en el libro. Lo suyo fue un fracaso, pero a día de hoy me sigue pareciendo increíble que haya gente capaz de poner en práctica cosas que leen en la ficción.


"Finis Mundi” de Laura Gallego. Fue el primer libro que leí de esta mujer y conllevó a que descubriese, realmente, mi amor a la lectura. Gracias a él, escondido entre muchos más lomos de Barco de Vapor, a día de hoy estoy escribiendo este tag.

Seré  Frágil - Beatriz Esteban. Este libro va a estar siempre en mi corazón porque es muy bonito, Bea escribe maravillosamente y se lo recomiendo a todo el mundo. 

Y hasta aquí la segunda parte. Si queréis ver más hechizos ya sabéis dónde tenéis que ir a mirar ^.^

Parte I del tag: Kate Lynnon                                                                      Parte III del tag: Libros Elfo

You May Also Like

0 canciones

Deja tu comentario. Será todo un placer ver tu opinión y lograrás sacarme una sonrisa. Pero recuerda, siempre con respeto por todos incluyéndome a mí, si quieres hacer alguna critica, adelante pero siempre con educación :)